Un equipo auxiliar de la bomba de alta presión de la planta potabilizadora de agua salió de servicio en la madrugada del sábado, lo que obligó a disminuir la presión de abastecimiento a las redes, una medida de ahorro que se tomó para no dejar a la ciudad sin suministro.

El gerente de la Cooperativa de Obras Sanitarias, Ing. Alberto Armas, explicó que “cuando se reduce la presión de servicio al 50 por ciento de lo habitual, la gente que tiene el tanque de agua a altura elevada se queda en general sin suministro, pero quienes tengan una canilla conectada a la red o una bomba para asistir el llenado del tanque afrontarán más fácilmente esta situación”.

El profesional comentó que la falla “fue meramente técnica” y si bien comenzó “con un problema eléctrico, luego, al fallar un equipo auxiliar, no estamos en capacidad de poner en marcha una bomba de 140 HP de las tres que tenemos; por eso la ciudad aún sigue teniendo agua”.

En suma, al mermar la cantidad de agua producida, por el inconveniente suscitado, debió restringirse el suministro. No obstante, todo indica que el servicio normalizará sus condiciones operativas en el transcurso del día.