La Cooperativa de Obras Sanitarias (COS) habilitó ayer en barrio Rivadavia un bebedero de agua potable antivándalico con un novedoso concepto estético, ya que un grupo de artistas plásticas utilizó la técnica de mosaiquismo con aporte propio de material, en loable gesto.

La inauguración se realizó en Av. Jorge Newbery y Garbarino y se emplazó en un lugar estratégico, ya que se trata de uno de los corredores más utilizados por los venadenses para el esparcimiento y la recreación, integrando una de las pistas de salud construidas por el Municipio de Venado.

En el lugar se congregaron funcionarios municipales, el diputado provincial Julio Eggimann; consejeros de la COS encabezados por el presidente Eugenio Debonis; empleados y delegados sindicales; el presidente de la Vecinal Rivadavia, Alfredo Poggio, dirigentes barriales y vecinos de la zona.

La ocasión fue propicia para anunciar la habilitación de un nuevo sector de la red domiciliaria de agua potable, delimitado por las calles Lascala, Jorge Newbery, Hipólito Yrigoyen y ruta 8, incorporando a unos 600 vecinos.

Responsabilidad y ganas

Durante su alocución, Eugenio Debonis señaló que “más allá de las dificultades económicas que frenan el ritmo de las obras planificadas, seguimos con la responsabilidad y las ganas de trabajar en el saneamiento ambiental de la ciudad, quizá un poco más lentos, pero cumpliendo con el compromiso asumido. Hoy estamos habilitado este sector de agua potable, y eso implica que los vecinos ya podrán realizar los trámites en nuestra sede de Italia 555 para gestionar la conexión”.

Luego destacó el gesto de las artistas plásticas que embellecieron el bebedero y subrayó que “eso significa lo valioso que es llevar adelante proyectos conjuntos, nada más que para mejorar la calidad de vida de todos nosotros”.

“Si bien disminuyó el ritmo, nunca detuvimos nuestras obras. Y sigamos juntos porque los frutos se ven”, dejó como mensaje Debonis.

El diputado Eggimann, en tanto, puso como ejemplo a la COS por su modo de preservar el patrimonio comunitario, por su desarrollo en obras y su integración social.

“La Cooperativa busca cerrar sus números, que es su responsabilidad, pero este tipo de obras demuestra que tiene una mirada más amplia y abarcativa, pensando colectivamente. Este bebedero comunitario y artístico marca un perfil que debe aplaudirse”, enfatizó el legislador.

Aporte a la vida sana

El cierre estuvo a cargo del secretario de Ambiente, Servicios y Espacios Públicos, Patricio Marenghini, quien destacó la importancia de la obra inaugurada, puso de relieve el trabajo de las artistas plásticas y aseguró que el bebedero “se suma a nuestro proyecto de las pistas de salud”.

“Es una premisa de esta gestión municipal del intendente José Freyre que a los espacios públicos lo construyamos entre todos, con el objetivo de generar pertenencia, que luego se multiplica con el resto de la comunidad. Por otra parte, valoramos el diseño antivándalico de los bebederos, que a su vez también hacen un aporte estratégico a nuestra propuesta de vida sana”, dijo el funcionario.

Marenghini indicó que “estas obras hablan del rol que tiene la COS en el saneamiento ambiental y consolidan el trabajo conjunto que venimos haciendo desde el Municipio”.

El nuevo bebedero se integra a un sector con amplias veredas y frondosa arboleda, y su transformación en una original obra de arte responde a la iniciativa que plasmaron Mara Nauwelaerts, Carolina Saldías, Alejandra Alimendi y Florencia Barberi, quienes recibieron obsequios por el aporte a la comunidad.

Como es habitual, todo concluyó con el bebedero en acción, esto es la ingesta de agua potable entre los presentes y un bidón lleno aportado por una vecina.

Por el Ejecutivo local participaron, junto a Marenghini, los secretarios de Gestión y Participación Ciudadana, Norma Orlanda, y de Desarrollo Productivo e Innovación, Darío Mascioli.