Autoridades de la Cooperativa de Obras Sanitarias, encabezadas por el presidente Eugenio Debonis, mantuvieron un encuentro en el Centro Cívico del Nodo Venado Tuerto con miembros del directorio del Ente Regulador de Servicios Sanitarios de Santa Fe (ENRESS), que se constituyó en nuestra ciudad con el objeto de trazar estrategias para la unificación de criterios en la prestación de los servicios de saneamiento.

En este marco, mantuvieron reuniones con municipios, comunas y cooperativas de la región, explicando los ejes principales de gestión que lleva a cabo el organismo, e intercambiando opiniones sobre la prestación de los servicios.

Por el ENRESS estuvieron el presidente Oscar Pintos, el vicepresidente Osvaldo Fatala y el vocal Julio Blas.

En diálogo con la prensa, Debonis comentó que en la oportunidad “planteamos algunas cuestiones que teníamos para solucionar, entre ellas el tema tarifario, ya que desde el ENRESS se trata de armar una tarifa única para toda la provincia y en consecuencia cada localidad está aportando su estructura de costos para que ellos la estudien”.

Sobre el tema, el presidente de la COS señaló que la implementación de una tarifa única “es muy difícil”, en atención a que cada prestataria “tiene distintas formas de extraer y potabilizar el agua”, y comparó que en Rosario “se extrae del (río) Paraná y nosotros tenemos agua de perforación, con distintos contenidos en sales y minerales, que por lo tanto necesitan distinto tipo de tratamiento”.

No obstante, consideró positivo instalar la discusión, que permitiría “que todos los santafesinos vayan equiparando tarifas, para que a todos (el servicio) nos cueste exactamente lo mismo”, y en este sentido abogó por “equipar los números” mediante la administración ecuánime de “subsidios y otras condiciones”.

Reunión en el Concejo

Debonis indicó que en una posterior charla con el Concejo se abordó la situación en barrio Santa Fe, donde todas las viviendas tienen conexión a tanque, con mayor o menor consumo, y a un costo accesible para sus habitantes, que evidencian muy buena disciplina de pago. “Sobre 570 casas hay unas 80 que mantienen deudas, pero el resto está al día con sus pagos. Y dentro de los cálculos de consumo por familia, el 80 por ciento está dentro de los parámetros normales”, confió.

“Los concejales están de acuerdo en implementar un sistema para castigar al que no pague y tenga realmente posibilidades de hacerlo, porque afecta a la empresa, que no puede llegar con el servicio a quien lo necesita, y a su vez molesta al que hace el esfuerzo. Esto es parte de una conducta de pago, por eso creo que el que no paga y puede hacerlo no tiene demasiado interés en la vida comunitaria, y en ese caso debe tener algún tipo de castigo, siempre buscando beneficiar al que paga”, subrayó Debonis.

Tras reconocer la complejidad del tema, auguró que el trabajo conjunto con los concejales permitirá contar con herramientas “para llegar a buen término”.

En la reunión con los ediles también se trató el avance de obras en la ciudad.