El agua potable llegó a barrio Villa Casey y fue una noticia muy bien recibida por los vecinos, que a partir del pasado jueves cuentan con una canilla comunitaria en Av. Lisandro de la Torre frente a la Escuela Nº 6391 “Antártida Argentina”, y en los próximos días también habrá otra en Lussenhoff y Lisandro de la Torre, además de una conexión directa al Centro Comunitario barrial.

De esta manera la Cooperativa de Obras Sanitarias (COS) avanza en el compromiso asumido de llevar agua potable a todas las escuelas de la ciudad, objetivo que está a un paso de culminar ya que ésta es la penúltima que tendrá el servicio conectado directamente al establecimiento, quedando para el futuro inmediato la Escuela Nº 789 “Almafuerte”, de barrio Santa Rosa.

Con un sencillo acto organizado en el populoso barrio, se dejó habilitada la canilla pública y bebedero, que beneficiará en forma gratuita no sólo a los habitantes del sector, sino también a los barrios linderos, como El Cruce, Los Pinos o Los Robles, que cruzaban gran parte de la ciudad para cargar sus bidones. Además cabe destacar no sólo la importancia que tiene la conexión directa para consumo de los escolares, sino que también beneficiará al comedor que funciona en el establecimiento, donde se elaboran alimentos que luego los niños comparten con sus familias.

Del acto participaron el presidente de la COS, Marcelo García Lacombe, consejeros, delegados, empleados, el delegado del Sindicato de Obras Sanitarias, Daniel Colazo, y el director de Medio Ambiente de la Municipalidad, Martín Bonadeo; y en calidad de invitados especiales la presidenta de la vecinal, Hortensia Horodeski, la directora de la Escuela Nº 6391, Nora Colomé, docentes y vecinos.

Palabra cumplida
En la oportunidad, García Lacombe señaló, entre otros conceptos, que “esto es parte de una serie de objetivos que nos planteamos hace tiempo y que vamos cumpliendo, más allá de los avatares climáticos, económicos y sociales que se van presentando. Nos habíamos propuesto cubrir en un ciento por ciento las necesidades de saneamiento de las escuelas de la ciudad y no estaban faltando esta escuela y la 789 del barrio Santa Rosa. Hoy estamos acá para decirles que cumplimos y esta obra de conexión nos permite acercar el suministro de agua segura y de calidad a este sector de la ciudad; de esta manera vamos eliminando los tanques que los proveían de agua hasta la fecha”.

Por su parte, Nora Colomé recibió la novedad “como un regalo de Navidad, ya que para nosotros disponer de agua potable significa bienestar y calidad de vida para la comunidad educativa. También nos da satisfacción comprobar que la palabra dada se transformó en obras y por eso estamos muy agradecidos por este paso”.

La flamante presidenta de la vecinal, Hortensia Horodeski, también dejó sentado su agradecimiento a las autoridades de la COS, por avanzar en mejorar la calidad de vida de los vecinos, con otra canilla comunitaria en la puerta del barrio, en Lussenhoff y Lisandro de la Torre y el servicio directo en el Centro Comunitario.

Equidad social
Cerró el encuentro Martín Bonadeo, quien felicitó y agradeció a la COS la obra que demandó la colocación de muchos metros de cañería ya que la boca más cercana estaba en la plaza del barrio San Vicente. “Son obras que hacemos con el objetivo de lograr el saneamiento ambiental en todos los puntos de la ciudad y la pagamos entre todos los socios de la COS, como al resto de las canillas públicas, ya que este servicio que les estamos dando no tendrá costo para estos vecinos, hasta que no lleguen las redes al barrio. Pero quienes acompañamos a la Cooperativa tenemos la convicción de que son éstas las obras que hay que hacer cuando hablamos de equidad social”, resumió.